Jueves, 11 Enero 2018 15:28

Andalucía sólo cuenta con una guía turística oficial de chino, que se ha formado en la Academia Oso Panda Destacado

Escrito por 
Valorar este artículo
(1 Votar)

El centro de idiomas anima a los alumnos a aprender la lengua ante la demanda creciente de turistas y empresas

Sevilla atraviesa su mejor momento como destino turístico, y China es uno de los países del que proceden más viajeros. Atenderlos en su idioma es un valor añadido o una necesidad, dado que una gran parte de los que llegan no hablan español y tienen un nivel muy básico de inglés. Clara Leal es la única guía oficial que está titulada como guía turística en chino de toda Andalucía. Bueno, realmente sólo hay 5 compañeros más que residen todos en Barcelona, por lo que es la única del centro y sur de España. La titulación oficial supone que sólo ella puede acceder a los monumentos andaluces hablando esta lengua con grupos procedentes de este país. Cuando ella no puede hacer las visitas, los grupos han de contar con un guía oficial y un traductor.

El director de la Academia de Chino Oso Panda, Manuel Serrano, ha animado a sus alumnos a esforzarse por dominar este idioma ante las posibilidades crecientes que se abren, dado que está aumentando tanto el número de empresas que mantienen negocios con organismos y entidades de este país, como de turistas que llegan para conocer Andalucía. “Saber chino es un complemento laboral que puede cambiar el rumbo profesional, abriendo muchas puertas”, explica Serrano. Esto es precisamente lo que le sucedió a Clara, con quien Oso Panda ha firmado un acuerdo para ofrecer el servicio de atención a empresas que necesiten un profesional que les asesore y atienda en su idioma.

Licenciada en Historia del Arte por la Universidad de Sevilla, Clara empezó a estudiar chino con posterioridad a acabar sus estudios universitarios, en 2013, y la Expo de Shanghái le ofreció la oportunidad de trabajar durante un año en el Instituto Cervantes. Como no había avanzado mucho en el aprendizaje del idioma, se quedó dos años más estudiando en la Universidad de las minorías étnicas de Chengdu, en la provincia de Sichuan.

Nunca pensó que fuera a encontrar su medio de vida gracias a sus conocimientos de chino, ya que lo empezó a estudiar por su interés cultural y como complemento. Pero poco tiempo después se dio cuenta de que el chino le abría muchísimas puertas. “Al combinar dos materias diferentes como la gestión cultural y los idiomas (chino, inglés, italiano y español), unido con el título de historiadora del arte, se me abrieron casi todas las puertas del sector turístico”, explica.

Para obtener el carné oficial de guía turístico en chino, además de superar un examen de contenidos, debía certificar un nivel oral de mandarín equivalente al B2 del marco común de referencia europeo, que en chino corresponde al nivel HSKK Intermedio. Para ello se preparó en la academia Oso Panda y se presentó en 2016 a una de las convocatorias que la academia ofrece cada año como centro examinador oficial acreditado por Hanban, consiguiéndolo en su primer intento.

Las empresas consideran el dominio del chino no ya como un extra, sino como algo innovador y muy necesario. “Todo el mundo sabe que el mercado chino se está desarrollando y casi todas las empresas que trabajen con el extranjero quieren tener a alguien que hable chino”, comenta Clara. De ahí que considere que aprender esta lengua es un buen reto para muchos estudiantes y profesionales, “pero no sólo hay que aprender la lengua, sino también la cultura y sobre todo la mentalidad china. Si no, aunque se sepa el idioma, es difícil la comunicación con ellos”.

Clara no considera que el chino sea el idioma del futuro, “es que ya es el idioma del presente”. De ahí que anime a los alumnos a que no se desesperen con el primer contacto. “Han de tener paciencia, constancia y curiosidad. Es importante que lean libros, que se sumerjan en la cultura china. Aprenderán otra estructura mental y a pensar de otra manera. En definitiva, les dará más libertad. Que persistan, porque el esfuerzo merece la pena”.

Leído 915 veces