Viernes, 16 Noviembre 2018 15:28

La prevención de las úlceras por presión y la educación en cuidados claves para la calidad de vida de los pacientes frágiles Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(1 Voto)

El Hospital San Juan de Dios del Aljarafe se suma a la 7ª Jornada Mundial por la Prevención de las Úlceras por Presión con una completa agenda de actividades enfocadas a profesionales y pacientes

El Hospital San Juan de Dios del Aljarafe ha organizado un año más una completa agenda de actividades con motivo de la 7ª Jornada Mundial por la Prevención de las Úlceras por Presión.

Bajo el lema “Súmate a restar, que no te sUPPeren” la subcomisión de heridas del Hospital San Juan de Dios del Aljarafe compuesta por profesionales del área de enfermería ha organizado esta campaña que ha consistido en una sesión clínica dirigida a profesionales sanitarios del área Aljarafe sobre las últimas evidencias en la prevención de estas lesiones, un stand en la entrada principal del hospital para ofrecer información sobre las úlceras por presión y cómo prevenirlas y minitalleres de cuidados dirigido a cuidadores de pacientes con algún grado de dependencia y riesgo de padecer úlceras por presión.

Las úlceras por presión o “llagas” como popularmente se les conoce, son lesiones localizadas en la piel que aparecen como consecuencia de una situación de encamamiento e inmovilización prolongado.

Según datos del GNEAUPP (Grupo Nacional para el Estudio y Asesoramiento en Úlceras por Presión y Heridas Crónicas) ha confirmado mediante un estudio que un 84% de nuestros mayores se ven afectados por esta enfermedad, que alcanzan a más 90.000 personas que sufren una úlcera por presión al día en España.

Los estudios demuestran que un 95% de las úlceras se pueden prevenir, sólo es importante aplicar los cuidados preventivos más eficaces para conseguirlo.

Por su alta prevalencia y coste personal y sanitario las úlceras por presión son un importante problema de salud, tanto para las personas que las padecen, ya que empeoran su estado de salud y por tanto su calidad de vida, como para su entorno (cuidadores y familia).

Para prevenirlas es imprescindible realizar una correcta valoración de la piel al menos una vez al día, durante la higiene del paciente y tras los cambios posturales. La alimentación también tiene un papel importante en la prevención de estas lesiones, debemos ofrecer una dieta equilibrada, asegurando que el paciente tenga un buen aporte de proteínas. El control de la humedad constituye otro de los puntos clave en la prevención, vigilar las zonas donde se pueda originar o aumentar la humedad, bien sea por sudoración o por incontinencia es clave para frenar la aparición de las llagas. Por último, realizar unos correctos cambios posturales cuya duración irá en función del nivel de riesgo de sufrir úlceras por presión frena el avance de este tipo de heridas.

Visto 2608 veces