Martes, 02 Marzo 2021 08:27

La Obra Social de San Juan de Dios ofrece respiro familiar para cuidadoras de pacientes dependientes del Aljarafe gracias a las aportaciones del IRPF Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Este proyecto tiene como principal objetivo apoyar la labor de las personas cuidadoras cuya carga emocional se ha visto muy afectada durante la pandemia

La Obra Social de San Juan de Dios, a través de su programa Respiro Familiar subvencionado por la Consejería de Igualdad y Bienestar Social a través de las aportaciones a fines sociales con cargo a la asignación tributaria del 0,7% (IRPF) pone a disposición de las personas cuidadoras del Aljarafe un recurso destinado a mejorar su calidad de vida.

El respiro familiar consiste en ofrecer acogida residencial, gratuita y temporal en el Hospital San Juan de Dios de Sevilla (Eduardo Dato), en un periodo no superior a 15-30 días para personas mayores (> de 65 años) en situación de dependencia, para favorecer el descanso, la hospitalización u otras pruebas médicas programadas de las personas cuidadoras.

“Este programa permite a la cuidadora hacer un paréntesis en la tarea de cuidar a su familiar dependiente, le da la posibilidad de tener tiempo para poder recuperar fuerzas y energías para seguir realizando esta importante labor de cuidados. Consideramos este recurso muy necesario e importante para mejorar la calidad de vida y el bienestar de las personas cuidadoras, y además, ese bienestar repercute igualmente en la salud de las personas mayores dependientes”, explica Aurora Díaz, trabajadora social que coordina este programa.

El principal objetivo de “Respiro Familiar” es mejorar la calidad de vida de las personas cuidadoras que se ha visto muy mermada durante esta pandemia. “Las restricciones de movilidad y el confinamiento han afectado negativamente en la salud de este colectivo. Otro aspecto a destacar a nivel emocional es el miedo que han sentido, la inseguridad ante el riesgo de contagio por la Covid-19, no por ellas mismas, sino por sus familiares dependientes. Además, si la principal cuidadora de una persona dependiente enferma, ¿quién cuida a esa persona? Esto ha provocado un aislamiento mayor para protegerlos en detrimento del bienestar y la salud de las personas cuidadoras”, explica Díaz.

Mujeres de mediana edad y dedicación absoluta al cuidado del enfermo

Las principales beneficiarias de esta iniciativa son mujeres, el 85% de las cuidadoras tienen una edad media de 52 años. Normalmente tienen una relación de parentesco directa con la persona en situación de dependencia y habitan en la misma vivienda, y se encuentran vinculados por razones afectivas.

En lo que se refiere al parentesco entre cuidadora y cuidado, en el 43% son hijas, en un 22% esposas y en un 7,5% nueras. El resto son cuidadoras profesionales contratadas, según reflejan datos del instituto nacional de estadística.

Las personas interesadas en recibir más información sobre este programa pueden solicitar más información a través de la web www.hsjda.es

Visto 159 veces